sábado, 5 de febrero de 2011

LOS REALES DE PLATA MACUQUINOS ESPAÑOLES DEL VIRREINATO DEL PERU. ATRIBUCION DE CECAS

Otro de los singulares casos numismáticos españoles y que ha suscitado múltiples interpretaciones hasta que por fin se han despejado las dudas ha sido el de la problemática de la identificación de la cecas de los reales macuquinos del Peru, marcados genéricamente con la letra P.

Las pimeras acuñaciones de plata en el Perú se inician en el año de 1568 en la ciudad de LIMA, siendo del tipo de columnario antiguo, esto es dos columnas coronadas sobre ondas,y ley PLUS ULTRA entre ellas. En estas piezas consta la incial P (que determina El Peru) en reverso, en el medio de las dos columnas y la inicial R en anverso, junto al escudo, que indica el nombre de ensayador de la pieza, correspondiendo a don Alonso Rincón, primer ensayador de la ceca.

4 Reales del tipo referido, -Carlos I , ceca Méjico-

Posteriormente, en el año 1570, se sustituye este tipo por el más común y consante a partir de entonces de escudo coronado en anverso y castillo y leones en reverso. Las piezas existentes en esta época son medios duros/pesos (4 reales) cuartos (2 reales) y octavos (1 real). Del año 1570 al 1573 en estas piezas figura la inicial X de ensayador, correspondiente a don Xinés Martinez, que siguió en la función a don Alonso Rincón.

En el año 1573, se ordena el traslado de la máquinaria y todo tipo de elementos de acuñación a la nueva ceca de LA PLATA (antes llamada Charcas y actuamene Sucre, en Bolivia), que emite algunas piezas al final de este año y durante parte 1574, fecha en que nuevamente se traslada la ceca del Peru, esta vez a la localidad de POTOSI, por entonces perteneciente al Virreinato (hoy en  Bolivía). Todas ellas marcan su identificación con la letra P, y aquí es donde radia el problema, ya que también en el año 1577 Lima vuelve a acuñar -ya sin solución de continuidad hasta el fnal del reinado-.

Es don Alonso Rincón el ensayador que va a poner en funcionamieno también estas dos cecas, La Plata en el año 1573 y Potosí al año siguiente, en 1574, por lo que técnicamente es imposible distingur las piezas que con la incial de ceca P y con ensayador R fueron acuñadas en La Plata o en Potosí, debiendonos fijar más bien en otros datos externos com la factura de la pieza, quizás de menor precisión, belleza y calidad en las correspondientes a La Plata, seguramente debido a los avatares de su efímera existencia.

Un dato importante es el hecho de que es a partir del año de 1575 cuando se autoriza la acuñación de los pesos fuertes o Reales de a ocho, mediante una disposición real de 31 de marzo de 1575, fecha en la que operaba como única ceca del Perú la de Potosí, razón por la cual todos los reales de a ocho de castillo y leones, ceca P y ensayador R solo pueden pertenecer a esta ceca. Don Alonso de Rincón permanece en el puesto hasta el año 1576, cuando se traslada nuevamente a la ciudad de Lima, para poner nuevamente en marcha esta fábrica, siendo relevado por don Juan de Ballesteros, que marcará con la letra B.

      Real de a ocho de Potosí, ensayador Juan de Ballesteros (B),
acuñado entre los años 1576 y 1586

A partir de 1577 se inicia una vez más la acuñación de Lima, siendo designado ensayador don Diego de la Torre, que marcará con la letra D, y apareciéndo además en estas monedas además de la P, una estrella * que indica la procedenica de Lima (Estrella de Lima). Este ensayador permanecerá en el oficio hasta el final del reinado y cierre provisional de la ceca en 1598.- -

En la ceca de Potosí, se suceden los ensayadores a patir de 1586, fecha en que don Juan de Ballesteros es sustituido por don Juan Alonso Reinantes que marcará con la letra A y a partir de 1589, don Baltasar Ramos Leceita que marcará con las letras R y RL. Durante el tiempo permaneció en el cargo Juan de Ballesteros aparecen otros ensayadores desconocidos que marcan con las letras C, CC, L y M, que bien pueden corresponde a ayudanes de aquel, o a sustitutos provisionales por ausencia, baja o cualquier otro motivo que se desconoce. Pero en ningún caso pueden corresponder a Lima, puesto que en este tiempo sus piezas tienen marcada la estrella de Lima, ni a La Plata, ya que durante el poco tiempo que permaneció en activo no se había iniciado la acuñación de reales de a 8, siendo además conocido su ensayador, don Alonso de Rincón. 

Por todo ello, el criterio de atrbución de Sellchopps que ha sido seguido durante muchos años por catálogos generales como el de Calicó y Trigo parece que es erróneo y debe de ser superado por estas pautas que dejo apuntadas en este artículo, y que se basan en diversos estudios entre otros el elaborado por Arnaldo Cunietti en su estudio de las primeras emisiones americanas y en el más actual de Eduardo Dangert.






ATRIBUCIÓN DE LOS REALES MEDIEVALES "iohn" AL REY JUAN I


Otro de los "problemas" numismáticos con los que me he encontrado en el medioevo ha sido la atribución a JUAN I (1379-1390) o a JUAN II (1406-1494) de los reales de plata, medios reales y sextos de real con las iniciales coronadas iohn dentro de gráfila circular.


Real de plata de Juan I (1379-1390)
 S- Sevilla


Estas piezas fueron clasificadas por HEISS en el siglo pasado y posteriormente por ALVAREZ BURGOS siguiendo a áquel como pertenecientes al reinado de JUAN II, pero los últimos catálogos aparecidos las catalogan bajo JUAN I. Como no entendía el cambio de criterio, me dispuse a estudiar el asunto, inclinarme inicialmente por el error del cambio por cuanto llegué a las siguientes conclusiones:

1º.-Para los "Juanes" existen dos tipos de iniciales alusivas al nombre del rey, la Y y las letras iohn. Es comunmente admitido que la Y coronada pertenece al rey Juan I, por cuanto la misma aparece en una serie de indudable atribución a este rey, como lo son las blancas del agnus dei acuñadas a partir de 1386, y con leyenda AGNUS DEI QI TOLLIS PE / CATA MUNDI MISERER :


No parece lógico que si Juan I adoptó la Y coronada como tipo nominátivo, usara tamién el otro tipo al mismo tiempo. Consecuentemente con lo anterior las inicales iohn serán pertenecienes al rey Juan II.-


2º.- Apoya lo anteriormente dicho el hecho de que además exista un real de Juan II con las iniciales iohn acuñado en Avila (A), cuya atribución a este rey está probada documentalmente, (Ordenamiento de 1451).-

3º.-Los reales de Y coronada son mucho más escasos que los de las letras iohn  y es un hecho indiscutible, por extensión del reinado (11 años Juan I, por 38 de Juan II), que los de Juan I deben de ser menos abundantes que los de Juan II.-

4º.- El único documento durante el reindado de Juan I que se refiere a la moneda de plata, es el Ordenamiento de 1387, en el que cuando se habla del oro y plata y moneda antigua o vieja y se recalca en varias ocasiones su escasez, ordenando que se acepten los pagos en sus blancos de vellón (conocidos por blancos del agnus dei). No parece lógico que si a la fecha de este ordenamiento no existía abundancia de moneda nueva o al menos reciente de plata, en los menos de 3 años que restaban para el final del reinado se llevase a cabo una emisión tan abundante (para lo que son los reales de plata medievales) como los del tipo iohn.

5º.- Por otro lado, los ordenamientos de la época de Juan II, se refieren constantemente a la moneda de plata a lo largo de casi 40 años de reinado, siendo una incongruencia a su razón el hecho de atribuir los reales iohn a Juan I, puesto que ello supondría dejar a Juan II sólo con dos series de reales que son bastante escasas y raras y que son las de Avila y las de busto.

Con todo ello, en un documento de Simancas de 1429, ("Diversos de Castilla" editado por Mackay), consta un memorial o proyecto de acuñación de al menos 10.000 marcos de plata por año, para las cecas de Burgos y Sevilla, mientras que las cecas de Toledo y Coruña quedaban con una actividad menor.  Así en La Crónica de Juan II (de 1429 ) se señalan también como lugares de acuñación en 1430, Burgos y Sevilla.- En esta época se tomaron además varias medidas monetarias por don Alvaro de Luna, que entonces ejercía la regencia.-

Real IOHN de Juan II. Emisión de Avila.
Único ejemplar conocido. Instituto Valencia de D. Juan

Por su parte, el Ordenamiento de 1442 manda acuñar reales, medios reales y cuartos de real en la cecas del reino y dice que de la misma ley y talla que los anteriores. Igualmente sucede en las Cortes de 1447 dónde se ordena la acuñación de reales, medios, cuartos y sextos (como el que vemos más abajo) y proponía que se labrasen sin cobrar derechos de acuñación a las cecas, lo que sin duda supone que se habría labrado plata con anterioridad (muy probablemente el tipo iohn de Ávila arriba expuesto).





Real de Busto de Juan II. Emisión 1451
Subastado por Aureo y Calicó el 20-3-2014


Por último, en el Ordenamiento de 1451 se reconoce que la labra de la plata había sido imposible por el mayor precio de la misma respecto de lo acordado en 1447 y se ordena acuñar. En este ordenamiento se hace mención a la insuficiencia de la plata acuñada y se refiere a la emisión de reales de Ávila.



Medio Real de Juan II, con el ordinal secundus en la leyenda.
Subastado por Jesús Vico el 28-2-2013 

En su consecuencia, tendríamos la acuñación de los escasos reales entre 1442 o 1447 y 1951, como el de Ávila,, y los de busto a partir del ordenamiento de éste último año.

Se acepta pues que los reales iohn fueron emitidos durante el reinado de Juan I, en concreto en sus primeros años (1379 a 1385) siendo los de Juan II, por tanto, los de busto, a los que corresponde los medios y cuartos (o sextos) del tipo león y castillo, en los cuales se consigna el ordinal de este rey secundus.

Sin embargo es paradójico, que Juan II emitiera inicialmente un real en Ávila con las iniciales de su antecesor, (iohn), real por cierto muy raro del que solo parece existir un ejemplar, pero que la documentación medieval existente cita emitido en este reinado.

Por último cabe señalar que autores y estudiosos de la moneda medieval como A. M. Balaguer y Antonio Roma Valdés, sostienen esta clasificación..


ACTUALIZADO A 18/10/2017