martes, 1 de febrero de 2011

ATRIBUCIÓN DE LOS REALES MEDIEVALES "iohn" AL REY JUAN II


Otro de los problemas numismáticos con los que me he encontrado en el medioevo ha sido la atribución a JUAN I (1379-1390) o a JUAN II (1406-1494) de los reales de plata, medios reales y sextos de real con las iniciales coronadas iohn dentro de gráfila circular.


Estas piezas fueron inicialmente catalogadas por HEISS y por ALVAREZ BURGOS como pertenecites al reinado de JUAN II, pero los últimos catálogos aparecidos las clasifican bajo JUAN I, sin que haya podido entender, a la fecha, este cambio de criterio. Estudiado el tema, en esta ocasión he de inclinarme por el error del cambio y para ello me baso en los siguientes argumentos:

1º.-Para los "Juanes" existen dos tipos de iniciales alusivas al nombre del rey, la Y y las letras iohn. Es comunmente admitido que la Y coronada pertenece al rey Juan I, por cuanto la misma aparece en una serie de indudable atribución a este rey, como lo son las blancas del agnus dei acuñadas a partir de 1386, y con leyenda AGNUS DEI QI TOLLIS PE / CATA MUNDI MISERER :


No parece lógico que si Juan I adoptó la Y coronada como tipo nominátivo, usara tamién el otro tipo al mismo tiempo. Consecuentemente con lo anterior las inicales iohn serán pertenecienes al rey Juan II.-

2º.- Apoya lo anteriormente dicho el hecho de que además exista un real de Juan II con las iniciales iohn acuñado en Avila (A), cuya atribución a este rey está probada documentalmente, (Ordenamiento de 1451).-

3º.-Los reales de Y coronada son mucho más escasos que los de las letras iohn  y es un hecho indiscutible, por extensión del reinado (11 años Juan I, por 38 de Juan II), que los de Juan I deben de ser menos abundantes que los de Juan II.-

4º.- El único documento durante el reindado de Juan I que se refiere a la moneda de plata, es el Ordenamiento de 1387, en el que cuando se habla del oro y plata y moneda antigua o vieja y se recalca en varias ocasiones su escasez, ordenando que se acepten los pagos en sus blancos de vellón (conocidos por blancos del agnus dei). No parece lógico que si a la fecha de este ordenamiento no existía abundancia de moneda nueva o al menos reciente de plata, en los menos de 3 años que restaban para el final del reinado se llevase a cabo una emisión tan abundante (para lo que son los reales de plata medievales) como los del tipo iohn.

5º.- Por otro lado, los ordenamientos de la época de Juan II, se refieren constantemente a la moneda de plata a lo largo de casi 40 años de reinado, siendo una incongruencia a su razón el hecho de atribuir los reales iohn a Juan I, puesto que ello supondría dejar a Juan II sólo con dos series de reales que son bastante escasas y raras y que son las de Avila y las de busto.

En un documento de Simancas de 1429, ("Diversos de Castilla" editado por Mackay), consta un memorial o proyecto de acuñación de al menos 10.000 marcos de plata por año, para las cecas de Burgos y Sevilla, mientras que las cecas de Toledo y Coruña quedaban con una actividad menor.  Así en La Crónica de Juan II (de 1429 ) se señalan también como lugares de acuñación en 1430, Burgos y Sevilla.- En esta época se tomaron además varias medidas monetarias por don Alvaro de Luna, que entonces ejercía la regencia, las cuales sin duda debieron tener su efecto en la emisión de plata y el oro.

Por su parte, el Ordenamiento de 1442 manda acuñar reales, medios reales y cuartos de real en la cecas del reino y dice que de la misma ley y talla que los anteriores. Igualmente sucede en las Cortes de 1447 dónde se ordena la acuñación de reales, medios, cuartos y sextos (como el que vemos más abajo) y proponía que se labrasen sin cobrar derechos de acuñación a las cecas, lo que sin duda supone que se habría labrado plata con anterioridad.
Por último, en el Ordenamiento de 1451 se reconoce que la labra de la plata había sido imposible por el mayor precio de la misma respecto de lo acordado en 1447 y se ordena acuñar. En este ordenamiento se hace mención a la insuficiencia de la plata acuñada y se refiere a la emisión de reales de Ávila.

En su consecuencia, tendríamos la acuñación de los reales y divisores con iniciales iohn con anterioridad a 1442 o 1447, como el de Ávila,, y los de busto a partir del ordenamiento de 1451.

Por último cabe señalar que autores y estudiosos de la moneda medieval como A. M. Balaguer, Antonio Roma Valdés, mantienen esta clasificación, al menos en los divisores.

1 comentario:

  1. ME APRECE UNA ENTRADA SUMAMENTE INSTRUCTIVA, ASÍ COMO DEL TODO CONVINCENTES LOS RAZONAMIENTOS, QUE ECHAN POR TIERRA TENDENCIAS DE AUTORES DE CATÁOLOGSO ESPECIALIZADOS, COMO EL DE ALVAREZ BUROS Y EL CAYÓN, LOS CUALES NO TIENEN EN CUENTA TODAS LAS PREMISAS QUE AQUÍ SE DETALLAN Y DEFIENDEN.
    MI FELICITACIÓN MÁS SINCERA.

    ResponderEliminar